LA LEGALIDAD DEL CBD

Lectura: 3 minutos

¿Qué dice la Unión Europea sobre el CBD? ¿Y la Organización Mundial de la Salud? ¿Y la Agencia Mundial Antidopaje? Te lo contamos todo.

Cannabis sativa L. o cáñamo es una planta perteneciente a la familia Cannabaceae. Ampliamente estudiada y utilizada por albergar una gran variedad de compuestos denominados cannabinoides. En concreto, se han estudiado en torno a 100 cannabinoides. De todos ellos, el único que está considerado una sustancia estupefaciente es el Tetrahidrocannabinol, más comúnmente conocido como THC, ya que presenta principios psicotrópicos. Así lo pone de manifiesto el Convenio de Sustancias Psicotrópicas de Viena de 21 de febrero de 1971 que lo incluye dentro de su ámbito de fiscalización.

En cambio, siguiendo esta normativa, el Cannabidiol o CBD no está incluido dentro del ámbito de aplicación de este Convenio, y por lo tanto no es fiscalizado internacionalmente como una sustancia psicotrópica. Además, la Convención de las Naciones Unidas sobre el Tráfico Ilícito de Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas de 1988, tampoco hace mención expresa al Cannabidiol como sustancia estupefaciente o psicotrópica.

Cabe destacar, que la principal norma reguladora en materia de sustancias estupefacientes es la Convención única de 1961 sobre estupefacientes de la ONU, a la que se encuentra adherida la Unión Europea. Esta normativa hace mención a los derivados del cannabis, pero tampoco hace mención expresa al CBD como sustancia estupefaciente o psicotrópica.

Atendiendo a hitos normativos más recientes, el Comité Experto en Drogodependencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS), ha publicado un Informe derivado de la reunión mantenida entre los días 6 y 10 de noviembre de 2017 con la intención de analizar el potencial terapéutico, efectos adversos y dependencia potencial del CBD. En dicho Informe el Comité de Expertos de la OMS pone de manifiesto los siguientes aspectos a destacar:

  • El CBD no es adictivo ni dañino para la salud. Además, el CBD, por sí solo, no produce ningún efecto psicoactivo ni cardiovascular, y no produce ninguna consecuencia negativa por abuso.
  • No existe ninguna preocupación pública por el uso del CBD.
  • Tiene potencial como sustancia terapéutica, haciendo referencia a una serie de enfermedades para las que puede ser útil (epilepsia, alzheimer, parkinson, ansiedad, esclerosis múltiple, etc.).

El Comité de Expertos en Drogodependencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) concluye el Informe recomendando la despenalización internacional de este cannabinoide por motivos basados en el propio informe.

Pincha aquí para leer el Informe completo de la OMS (1).

Además de esto, el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en su Sentencia del Tribunal de Justicia (Sala Cuarta), de 19 de noviembre de 2020, en el Asunto C-663/18, establece que un Estado miembro no podrá prohibir la comercialización del CBD producido en otro estado miembro incluso cuando este sea derivado de la planta Cannabis Sativa.

Pincha aquí para leer el resumen de la Sentencia (2).

Por último, y no por ello menos importante, la Agencia Mundial Antidopaje desde el año 2018 no considera el CBD como una sustancia dopante, por lo que se ha convertido desde entonces en un excelente aliado para deportistas y entrenadores.

Picha aquí para consultar esta información en la web de la Agencia Mundial Antidopaje. (3)

AUTOR:

Santiago Martínez Morón

FUENTE:

  • Tribunal de Justicia de la Unión Europea. Comunicado de prensa n.º 141/20. 19 de Noviembre de 2020. Un Estado miembro no podrá prohibir la comercialización del cannabidiol (CBD) legalmente producido en otro Estado miembro si se extrae de la planta de Cannabis .sativa en su totalidad y no solo de sus fibras y semillas. Recuperado de: https://curia.europa.eu/jcms/upload/docs/application/pdf/2020-11/cp200141es.pdf

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Abrir el chat
¿En qué puedo ayudarte?